Se puede decir que hay dos clases de trabajo. Existe el trabajo que tú tienes que hacer y también existe el trabajo que a ti te gusta hacer personalmente. En la primera clase de trabajo, el trabajo que no te gusta hacer, tienes que trabajar de una manera específica que generalmente tú no puedes cambiar. Para todos nosotros este clase de trabajo existe porque necesitamos dinero para sobrevivir en el mundo; nos dicen cuando tenemos que comenzar, que tenemos que hacer cuando estamos ahí, como hacer el trabajo, y cuando nos podemos ir a la casa. Si es que no podemos realizar las expectaciones requeridas, nos demuestran cómo tenemos que hacer este trabajo bien o nos despiden. En el primer clase de trabajo eres un esclavo, pero un esclavo que le pagan por ser esclavo.

La segunda clase de trabajo es la clase de trabajo que tú quieres hacer porque te gusta hacerlo, tú lo haces porque tienes un interés personal que quieres perseguir. En esta segunda clase de trabajo no hay nadie que te diga cómo tienes que hacer este trabajo, nadie te está mirando a cada rato esforzándote a que hagas algo de una manera y no de otra. Hay muchas personas que le encantaría saber cómo poder cambiar esta segunda clase de trabajo a una carrera. Imagínate cómo bueno sería si alguien te pagaría dinero por hacer un trabajo que a ti te encanta hacer. Interesantemente se crea un problema cuando nos damos cuenta que en este segundo clase de trabajo no va haber nadie quien nos va a decir que tenemos que hacer; nadie que nos empuje a levantarnos temprano, nadie que nos diga cómo y cuándo tenemos que trabajar.

La primera clase de trabajo requiere una clase de disciplina, la segunda clase de trabajo requiere otra clase de disciplina. La única manera de poder parar de tener que hacer la primera clase de trabajo, es de poder aprender la segunda clase de disciplina. Si necesitas alguien que te diga cuando tienes que trabajar, cómo tienes que trabajar y porque tienes que trabajar, tienes que crear la clase de disciplina en cual tú puedes esforzarte propiamente, sin maestro.

Aquí hay unos puntos que deberás estudiar si quieres aprender la segunda clase de disciplina:

 

Trata de olvidarte del deseo de tratar de hacer todo ahora. Como esto trabaja, es que tú te dices que ahora va a ser el día en cual tú vas a comenzar a hacer todo lo que tú quieres hacer; escrives una lista de cosas por ejemplo y después tratas de mantener un gran esfuerzo para poder cumplir esta lista ahora. Lo que verdaderamente deberías hacer es romper esta lista en puntos chicos y darte un buen tiempo para trabajar en cumplir estos puntos. Si te dices ahora que es todo o nada, nunca vas a poder comenzar tu lista de tareas porque vas a ver todo lo que tienes que hacer y vas a quedar sin deseo. Pero si puedes dividir esta lista, y darte un buen tiempo para terminar todo lo que tienes que hacer; entonces podrás comenzar fácilmente cualquier cosa que necesitas hacer.

Tendrás que desarrollar una nueva manera de trjaabar. Si es que estás acostumbrado a que alguien te diga cómo, cuándo y porqué necesitas trabajar, entonces vas a tener que desarrollar una manera personal para trabajar. Tienes que comenzar a usar tus ritmos propios, y trabajar con un estilo personal. Trata de descubrir cuando tú trabajas mejor; hay gente que trabaja mejor durante la mañana y hay otros que trabaja mejor en la noche. Descubre tu método personal y en esa manera encuentra una gran facilidad en todo lo que tú intentas.

Tienes que también comenzar a desarrollar una actitud positiva. Esto es muy importante porque en esta segunda clase de trabajo no va haber un jefe que te va a machacar o recompensar. Ahora tú eres responsable por ti mismo y por esa razón tú tienes que mantener una actitud positiva que te va a mantener trabajando de una manera mentalmente buena.

En esta segunda clase de trabajo no hay espacio para remordimiento. En ese trabajo antiguo que tenías, siempre parece que es la ocasión que la penitencia es usada para hacerte trabajar más duro. Esto no trabaja en la segunda clase de trabajo y entonces necesitas otra clase de disciplina que no es tan horrible y dolorosa. Lo que necesitas hacer en vez de usar remordimiento es usar el poder de la visualización. Si quieres hacer algo, no te empujes como lo hiciste antes, no necesitas un látigo para comenzar; lo que tienes que hacer ahora es visualizar el trabajo hecho y completo bien. Visualiza como te sentirás cuando tienes todo terminado y hecho perfectamente. Con esta clase de visualización, podrás motivarte a comenzar a terminar cualquier trabajo.

Si te encuentras cara a cara con conflictos o problemas, ahora tienes que darte cuenta que cualquier problema o conflicto que tienes es un problema que tú has creado. En la primera clase de trabajo es muy fácil protestar y echarle la culpa a otros pero en la segunda clase de trabajo no hay nadie que le puedas echar la culpa. Si tienes un problema, entonces va a ser tu responsabilidad sobrepasar este problema. Tienes que comenzar a tomar responsabilidad por tus acciones.

Cuando viene a cuanto trabajo puedes hacer, tienes que ser un realista. Nunca debes de tratar de hacer algo más de lo que tú crees que puedes hacer. Cualquier objetivo que tú quieres lograr tiene que ser algo que tú sabes que tú puedes alcanzar. No tienes a nadie en que convencer, no hay jefe que tienes que demostrarle cuánto duró estás trabajando. Ahora lo que estás haciendo es tratar de alcanzar un objetivo, y para lograr este objetivo tienes que usar la manera más económica y lógica.

No te sientas mal si comités un error. Generalmente el error es la manera en cual descubrimos como hacer algo mejor. Los más errores que cometimos, lo más que aprendimos. Si haces un error, toma acción y trata de encontrar una manera de sobrepasar este error. Mantiene siempre una actitud positiva reconociendo entre ti mismo que nunca vas a parar porque ahora estás haciendo un trabajo que te encanta y que te llena tu espíritu, y ojalá en poco tiempo llenara tu billetera también.

 

Éstos son algunos de los puntos que tú debes de estudiar si te quieres dedicar a una carrera en la segunda clase de trabajo. Esta segunda clase de trabajo te dará libertad y no te hará sentir como que sí estas gastando tiempo haciendo algo solamente por el dinero. Para comenzar esta clase de trabajo necesitas una nueva clase de disciplina, esta disciplina empieza cuando tú comienzas a tomar responsabilidad por tus acciones.